lunes, 4 de julio de 2016

TREINTA AÑOS TRABAJANDO DE MÉDICO

video



TREINTA AÑOS TRABAJANDO DE MÉDICO

La formación de cada profesional es una tarea grupal y en cada caso, singular su aprendizaje. Los padres desean para sus hijos el mejor futuro posible, los míos también tuvieron algunos sueños. La familia, el barrio, los profesores, los médicos, los poetas, los deportistas…todos colaboran en el grupal proceso de la educación y cada sujeto decide, inconscientemente, su oficio y profesión. La familia te permite discernir ley de autoridad y sumar al trabajo el estudio. Años más tarde aprendí a sumar después de la división; desde la lectura y la escritura aprendí a escuchar, hablar con otro humano. Y aprendí a comprar primero para vender después y el que compra primero vende dos veces y el que regala bien vende si el que lo compra lo entiende. Hubo disciplina en mi formación.  
El uno de julio de 1986 realizaba mi primer acto médico en una clínica privada de Alcalá de Henares. Una epistaxis hablaba sobre el rostro de una mujer, custodiada por dos familiares, sin otro destino que ser escuchada en la urgencia de su angustia. En cuatro años atendí todo tipo de patologías, sin embargo destacaba como especialista en salud mental. Tuve jefes, compañeros, libros, interlocutores, hospitales, sesiones clínicas, revisiones bibliográficas y maestros tuve que permitieron mí crecimiento. Simultáneamente trabajaba y me formaba entre los mejores.
Con humilde alegría, reconozco hoy (uno de julio de 2016), sentir una inmensa satisfacción por trabajar en el tratamiento de enfermedades, en la producción de salud y continuar siendo reconocido (remunerado) por mis colegas y pacientes. Los viajes y congresos internacionales han dejado huella escrita en diferentes idiomas. Hoy, con internet, es sencillo que te visiten en diferentes idiomas, más complejo resulta leer y escribir para argumentar con criterio lo investigado.
Investigué con minuciosidad los tratados del dolor y la angustia, el odio del silencio y la mezquina culpa, los textos de la locura, la farmacopea del perdón y la moral imposible del olvido. Descubrí la importancia de la anestesia y los analgésicos, el interés de los ansiolíticos y los neurolépticos, las diferentes generaciones de antidepresivos y otras cosas peores conocí del litio y la terapia electroconvulsiva. Las paredes de los nosocomios, las rejas de la cárcel, los hospicios de la reclusión y la bondad de los jardines visité y atendí en diferentes culturas.
En todos los lugares, los pacientes sueñan, eso lo leí en la Interpretación de los sueños, no lo aprendí en familia, ni en la Universidad, ni en la Iglesia de mi barrio, ni en el campo de fútbol donde gozaba. Fue una mujer la que puso en mis manos un libro de Sigmund Freud: “El chiste y su relación con el inconsciente”. Leer a Freud para un estudiante de medicina es un derecho del que nadie debe privarse. Después no pude dejar de amar a las mujeres y estudiar psicoanálisis.  
Y con el Psicoanálisis aprendí a trabajar de médico y con Psicoanálisis aprendí del amor las vocales de mi nombre propio. Y acompañé la locura vestido de fantasma por los corredores de palacio, en las salas de los hospitales y tras las rejas de la exclusión y la moral, obtuve el permiso para tratar, recetar y afirmar lo que era, locura, demencia o normalidad. Sin embargo en los años de universidad y hospitales y bibliotecas no escuché una sola interpretación sobre el Deseo del Médico.
Tuve fortuna. Recién licenciado, me llegó desde el Colegio de Médicos de Madrid, una información de la Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero. Y una primera interpretación me produjo el deseo de mejorar mi sexualidad de hombre, continuar estudiando y trabajar de psicoanalista sin dejar de ser médico. Después vino el deseo por escribir y pintar y actuar y conocer otras herramientas para vivir.
Mucho he trabajado, estudiado y algo me he divertido. Obtengo un plus goce, una alegría serena al ubicarme frente a un lienzo y, ya sé que no dibujo como Dalí ni pinto como Matisse pero El columpio de Fragonard, atrapé sin saber, y Mujer con Sombrero enmarqué en mi casa y una Jirafa ardiendo preside mi despacho y sin premura me atrevo con Klimt, Picasso…y La ignorancia musical, en pasión se transformó, hoy te puedo bailar una jota con castañuelas, palmear jondo el flamenco o cantar una copla, al piano, a mi manera. Y, tal vez, porque lo aprendí a hombros de mi padre, no me puedo olvidar del fútbol, que representa un campo de investigación grupal donde se muestra que el deporte, como el arte, genera humanidad. Y no te exagero un ápice, recibí un premio del público como actor en un corto y algún autógrafo firmé y participé en películas. El cine te enseña a rejuvenecer y a mentir de verdad frente a la doble carencia constitutiva: la imagen y la palabra.   
Treinta años colegiado en Madrid, es una seña en mi ciudad natal, un destino compartido con la ciudad complutense en la que resido. Nunca pude abandonar la capital y dije no a otras propuestas laborales en otras ciudades y continentes, tal vez, porque la sede de la Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero, se afincó en Madrid, tal vez porque mis amores son tan internacionales como la poesía de mis seres queridos.
En treinta años de trabajo ininterrumpido, me hice millonario en relaciones sociales, y a mis 58 cumpleaños acudieron amigos médicos, músicos, poetas, actores, periodistas, traductores, profesores, pintores, deportistas, quirománticos, magos y algo de locura porque es imposible no invitarla a cantar en el actual mundo en que vivimos. No supe congeniar con los políticos y viudas millonarias no conocí.
Enterré seres queridos, colaboré en que nacieran niños, cultivé flores, ideales y sepulté algún hueso en el jardín del pasado para colaborar con mis tuétanos en la simiente de la historia.
Al cumplir treinta años trabajando en mi consulta, los libros publicados, los pedidos internacionales y mis relaciones sociales, me hacen sentir mesura y templanza para trabajar otros veinte años más, llegar con ello al oro y después evaluar.
Gracias a los que hacen posible seguir deseando salud, educación y cultura para todos.

Dr. Carlos Fernández

viernes, 24 de junio de 2016

martes, 16 de junio de 2015

POETAS DEL FÚTBOL - POETS OF FOOTBALL

El barrio marca de tal manera que la memoria produce cada vez de manera singular aquellos primeros regalos: un balón de reglamento, botas con tacos...En este poema Carlos Fernández rescata pormenores de los partidos jugados en campos de tierra.

LAS BOTAS Y EL BALÓN DE FÚTBOL

El barrio de cuatro caminos, encrucijada en el amor
de dos estadios: Chamartin y Metropolitano, custodia
los mejores recuerdos jugando a la nostalgia con los
reyes magos de un balón de reglamento y botas de fútbol.

Cuando llegaba el domingo todo era alegría:
ropa de domingo, churros y por la tarde partido. 
Durante la semana, estudiar era lo primero y
entrenar jugando después, el premio del colegio.

Padre era forofo, madre todo pasión y sobresaliente
mi calificación en el terreno de las ciencias y las letras
noble con el rival, el cinco de dorsal y jugando de libero,
una vez desde fuera del área, con la izquierda, hice gol.
   
En mi barrio el fútbol es cosa artesanal: quitar el barro
de las botas después de cada partido, darle grasa de caballo
y cuando se llegaba a casa, nunca sucio ni derrotado, y
si fuera necesario responder mintiendo al: ¿habéis ganado?

Cuando, fruto de la contienda, más que rozaduras
y pequeñas heridas, fueron las derrotas por goleada
o el árbitro muy casero, el enfado era tan memorable
que aún recuerdo: ¡¡quedarme sin hambre y sin sueño!!
 
Toda derrota duraba hasta el primer entrenamiento
dónde puntualidad, indumentaria eran medida del deseo
y pensar en el equipo lo primero, le servía al mister
para evaluar quien jugaría el próximo partido de titular.

La mañana del partido era mágica, y en el sueño de la noche
anterior, aunque lloviera o no tuviéramos en la grada clan,
siempre marcaba algún gol o salvaba bajo palos algún balón
y las chicas, coreaban mi nombre junto a un señor con tambor.

Los aperitivos después del partido con amigos y familiares
eran una comunión de bromas, al que le pusieron sotana;
de sana envidia al que mejor hiciera sombreros y, si detuvo
el cancerbero algún penalti, todos lo adoraban cual torero.
(Continuará)

Del libro: Poetas del Fútbol
Dr. Carlos Fernández del Ganso



The neighbourhood leaves marks in such a way, that memory produces each time in a singular way those first gifts: a regulation ball, boots with heels ... In this poem Carlos Fernandez rescues details of the games played on dirt fields.

THE BOOTS AND THE FOOTBALL BALL

The neighbourhood of cuatro caminos, crunch in love
of two stadiums: Chamartin and Metropolitan, it guards
the best memories playing nostalgia with
the wise men of a regulation ball and football boots.

When Sunday arrived all was joy:
Sunday clothes, churros and afternoon matches.
During the week, to study was the first and
train and then play, award of the school.

Father was enthusiast, mother all passion and distinction
my qualification in the field of science and letters
nobleman with his rival, five of  dorsal and playing as defence,
once from outside the area, with my left, I scored a goal.

In my neighbourhood football is a handmade thing: remove mud
of the boots after each game, give them horse fat
and when I came back home, never dirty or defeated, and
if it was necessary respond with a lie to the: have you won?

When, the result of the argument, more than rubbing
and minor injuries, were defeats by a landslide
or very homely referee, anger was so memorable that
I still remember: remain no hunger and no sleepy!!

All defeat lasted until the first training
where punctuality, attire were measure of desire
and think about the team was the first, it served to the coach
to assess who would play the next match as holder.

The morning of the match was magical, and in the dream of the night
before, even if  it would rain or we would not have clan in the stands,
I always scored some goal or saved under sticks some ball
and the girls, chanted my name next to a men with a drum.

The snacks after the game with friends and family
were a communion of jokes, which they put a cassock;
healthy envy to whom made better hats and if the goalkeeper
stopped some penalty, all worshipped him as bullfighter.

(To be continued)

From the book: Football Poets
Dr. Carlos Fernández del Ganso





viernes, 12 de junio de 2015

POETAS DEL FÚTBOL - POETS OF FOOTBALL

De la poeta Carmen Salamanca, hemos elegido un poema que dedica a la selección española de fútbol, reflejando un deseo común para todos los amantes del fútbol español.

A LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE FÚTBOL

Matemático azar de lo imposible
decidió su impar estructura:
once piezas sobre el verde tablero.

Un número tatuado en la espalda,
una cifra guiando su pasos
invisible, como el alma o el amor.

En el hueco central de su mirada
transitan héroes y doncellas,
cantos de sirenas abandonadas
en el desván de la vida.

Absorben el brillo de la gloria,
rompen los límites de la carne
y traspasan, con decisión irrevocable,
la impalpable anatomía del deseo.

Acordes al ímpetu nacional,
defienden, de millones, el honor.
En sus sueños sólo vibra
un nombre de mujer: Victoria.
(Continuará)

Del libro: Poetas del Fútbol
Dr. Carlos Fernández del Ganso

 We have chosen a poem of the poet Carmen Salamanca which she dedicates to the Football Spanish Selection, reflecting a common desire for all the Spanish Football lovers.

TO THE FOOTBALL SPANISH SELECTION

Mathematical fate of the impossible
decided its odd structure:
eleven pieces over the green board.

A tattooed number on his back,
a figure guiding their steps
invisible, like soul or love.

In the central hollow of its glance
heroes and maidens transit,
siren songs abandoned
in the attic of life.

They absorb the brightness of the glory,
they break the limit of the flesh
and they transfer, with irrevocable decision,
the impalpable anatomy of desire.

Chords to the national vigour,
defend, of millions, the honour.
In their dreams only vibrates
a woman's name: Victoria.
(To be continued)

From the book: Football Poets
Dr. Carlos Fernández del Ganso